Teatro de Calle

LA OCTAVA MARAVILLA
LA HISTORIA
Chipichanga, nuestro héroe, es retado por un Super “Genio” a descubrir la “Séptima Maravilla”....embarcará en un pequeño bote, y tirado, vapuleado, empujado por una docena de pequeños genios se pondrá en marcha en busca de esa Maravilla adicional. Para lograrlo, deberá afrontar las otras seis Maravillas existentes, responder enigmas bajo pena de muerte, encontrar fantásticos personajes ( Leonardo da Vinci, El Caballo de Troya, La Reina de Saba...), cruzar pasado y presente...Peinará el Mediterráneo de este a oeste y de norte a sur, para al fin descubrir que la tierra prometida no es el final del viaje, sino el viaje en sí mismo. La embarcación donde nosotros navegamos nuestra propia vida, el barco de los sueños que nos mantiene a flote en medio de un mundo de inclemencias… La Octava Maravilla !



LA ESCENOGRAFÍA
El espectáculo se desarrolla de noche, en un gran espacio abierto, un aparcamiento, una plaza... Es accesible a un gran número de espectadores, mas o menos 3000. Los diferentes niveles de lectura posibles permiten su comprensión por todos los tipos de público. Los espectadores entran poco a poco en un área de juego circular y descubren un puerto del Mediterráneo y sus ambientes sonoros. Las Maravillas aparecen a lo largo del espectáculo, haciendo necesario que el público se mueva para poder seguir la historia. Los personajes inchables y voladores se acercan a la gente, manipulados por actores que caminan en medio de los espectadores.

Juego de actores en medio del público y en altura, cante, acrobacias, grandes formas inchables (algunas voladoras y otras no) músicos en directo y proyecciones de imágenes, sostienen la historia de la Octava Maravilla.
Glorificado y rechazado, dividido y empobrecido, amante y tigresa, el Mediterráneo, nos ha brindado, a través de milenios, riquezas y conocimiento. Entre la gente del Mediterráneo existe un arte consumado en la catástrofe, una perpetua puesta en escena dramática. El Mediterráneo es único, si no existiera debería haberse inventado….
Entonces, ¿ cómo hablar de sus hombres y mujeres, de su pasado y de su presente, de sus dramas y de sus amores ? Hemos elegido como hilo conductor de nuestro espectáculo dos elementos muy importantes de la cultura mediterránea que alimentaron la imaginación de los hombres siglo trás siglo.
El primero es la mítica historia de las « Siete Maravillas », esos siete monumentos considerados por los griegos antiguos como obras arquitectónicas mayores por su tamaño, su belleza y su proeza técnica. Esas maravillas dan testimonio de una actividad cultural, humana y científica extraordinaria. Cada una de ellas (las pirámides, el coloso de Rodas, el templo de Artemisa, la estatua de Zeus, el mausoleo de Halicarnasio, el faro de Alejandría y los jardines de Babilonia…) ha sido soñada, contada, pintada o imaginada y su misterio trasmitido de generación en generación.
El otro es un personaje mediterráneo original, cuyo lugar y fecha de nacimiento no son conocidos por nadie, pero que todos han cruzado algún día en un puerto o a orilla de una pista. Se llama Dioja en el Magreb, Giufa en Sicilia, Gora a Alexandria, Nasredín Hodja en Turquía, y Chipichanga en Andalucía occidental. Los nombres son diferentes, pero son siempre las mismas historias. Es un personaje taimado, holgazán, tacaño, parrandero, pero dotado de una gran generosidad y de una inmensa sabiduría. Sus historias han hecho reír y pensar a casi todos los niños del Mediterráneo.

← VOLVER A PRINCIPAL
GALERÍA DE IMÁGENES
(Click para agrandar)